Este remedio tradicional consiste en el uso de la solución de sal, aceite y esencia de lavanda para combatir la mucosidad provocada por la sinusitis y la rinitis. Para ello se requiere 2 cucharadas de agua, 1 pizca de sal marina, 3 gotas de aceite de oliva y 3 gotas de esencia de lavanda.



Todos los ingredientes deben ser mezclados y puestos al fuego. En cuanto rompa a hervir, se retira y se deja reposar hasta que esté fresco. Luego se aplica 2 ó 3 gotas en las fosas nasales, dos o tres veces al día.